Decoración neoclásica para aplicar en tu casa

La decoración neoclásica nunca pasa de moda. Por mucho que pasen los años y cambien las tendencias, siempre habrá un hueco para los muebles neoclásicos. Desde su irrupción, este estilo no ha dejado de captar adeptos y defensores aunque las tendencias actuales sean totalmente opuestas.

En HOMY nos hemos propuesto que conozcas a fondo este estilo de decoración, siempre presente y visible en los hogares más sofisticados.

Orígenes de la decoración neoclásica

A lo largo de la historia y sus épocas han ido surgiendo diferentes estilos y tendencias decorativas. En el caso de la decoración neoclásica, ésta surgió como consecuencia del descubrimiento de ciudades de la antigua Grecia y del imperio romano. En ellas se podía vislumbrar la arquitectura de la época y sirvió como inspiración para marcar las pautas de la decoración estilo neoclásico. Todos estos estudios e investigaciones se extendieron también al arte de la decoración de interiores hasta consolidarse.

¿Cómo es un decorado neoclásico?

Este estilo muy alabado por sus líneas, con mobiliario antiguo y refinado consigue interiores tranquilos, espacios simétricos y bien proporcionados. Se considera purista y moderado con suaves líneas nítidas, limpias y simétricas para lograr el equilibrio.

No obstante, esas líneas están ligeramente recargadas al unir ornamentación grecorromana en diversos detalles y acabados, una característica esencial del mobiliario neoclásico.

ornamentación decoración neoclásica

¿Cómo identificar muebles neoclásicos?

No es difícil distinguir el mobiliario neoclásico de muebles de otros estilos. Son piezas con reminiscencias clásicas que tienen pequeños detalles sobre elementos muy precisos. Pueden ser un determinado tallado en las patas de una mesa o de un sillón, en los respaldos de unas sillas, en el marco de un espejo, etc.

Además de la citada simetría en sus diseños, estos muebles destacan también por los materiales de gran calidad con los que han sido fabricados como la madera de pino o de roble, así como sus finos y cuidados acabados.

patas decoración neoclásica

Colores esenciales de la decoración estilo neoclásico

Los colores más utilizados en la decoración neoclásica deben ser suaves, tonos neutros como el blanco, crema, marrones y grises. No obstante y puesto que este estilo permite pinceladas excesivas, se pueden ver también llamativos colores como el dorado, el negro, el morado o el rojo. Combinando los colores neutros con otros más fuertes como los ya citados, se puede conseguir el equilibrio y un acabado lujoso.

Esta paleta de colores es aplicable tanto a suelo, paredes y techo. En el piso el rey es el mármol y en las paredes sería conveniente optar por papel pintado con motivos grecorromanos o paredes estucadas. Molduras en el techo o columnas son elementos que añaden un toque más especial a la estancia.

En cuanto a los colores de los textiles a utilizar, como los tapizados, alfombras o cortinas, podemos optar por colores lisos o también por estampados que incluyan flores o motivos naturales. No obstante, las cortinas de colocarse no deben ser muy tupidas ya que los ambientes neoclásicos destacan también por ser luminosos, intentando captar toda la luz posible del exterior.

Accesorios para un decorado neoclásico

El broche en todo proyecto decorativo siempre lo ponen los accesorios. Espejos con marcos tallados, grandes jarrones de estilo griego o vajillas y otros complementos con acabados metalizados darán un toque de lo más lujoso.

complementos decoración neoclásica

En resumen, la decoración neoclásica es elegante y sofisticada, con motivos grecorromanos debido a su origen. ¡Un estilo que no pasa de moda!

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*